Nosotros te las resolvemos

¿Tienes dudas sobre tu tratamiento?

Más que de dolor, podemos decir que el tratamiento con Ortodoncia provoca molestias. Aunque mínimas, estas molestias sí que existen y suelen darse después de cada revisión donde reprogramamos la ortodoncia para que los dientes vayan realizando nuevos movimientos. Pero esta molestia no dura más allá de 2-3 días.

La duración de un tratamiento de Ortodoncia depende de varios factores: el problema dental, la técnica utilizada… No es bueno generalizar, ya que cada caso es único, pero podemos decir que un tratamiento de malposición dental sencillo puede durar de 8 meses a un año y un tratamiento complejo de ortodoncia puede llegar a durar unos 2-3 años.

Una visita al dentista o al ortodoncista es tan importante para los niños como ir al oculista o al pediatra. Realizar un diagnóstico antes de los 7 años es muy importante de cara a ver si van a necesitar el tratamiento o no.

La Asociación Española de Especialistas en Ortodoncia (www.aesor.com), la Asociación Americana de Ortodoncistas (www.braces.org) y la SEDO (Sociedad Española de Ortodoncia, www.sedo.es) recomiendan acudir al ortodoncista antes de los 7 años. Y no sólo por el aspecto estético, sino por posibles alteraciones funcionales que pueden condicionar la salud de nuestros hijos.

En los adultos, el punto de partida del tratamiento ortodóncico es distinto al de los más pequeños. En los adultos, los huesos ya no crecen, pueden faltar piezas o tener algún tipo de implante dental. Además, debemos ser conscientes de que en los adultos, el tratamiento va a ser siempre más lento que en los niños.

La clave en el tratamiento de Ortodoncia en adultos está en concretar un correcto planteamiento, teniendo en cuenta las necesidades específicas y la complejidad del caso. Incluso, teniendo que considerar cirugía maxilofacial, tratamientos de periodoncia…

Si la motivación es estética, muchas veces este aspecto es un freno para el tratamiento. Queremos mejorar nuestra sonrisa, pero no queremos «estropearla» durante el tratamiento con los brackets. Para este tipo de casos, la Ortodoncia Invisible es la solución perfecta.

Al igual que al hablar de plazos, hablar de un precio genérico para el tratamiento es imposible. Porque el presupuesto de tu tratamiento va a basarse en tu caso concreto y en las necesidades de tu sonrisa.

Lo que sí podemos decir es que el tratamiento más caro es siempre aquel que no da el resultado esperado. Ponte en las mejores manos, con un profesional de garantías y con un tratamiento de calidad.

En Castro&Umaña te damos un presupuesto cerrado tras analizar tu caso, y te ofrecemos financiación a medida.

    Si no encuentras la solución a tu duda, coméntanosla y te la resolveremos.